La gala final de Festival Internacional de Jóvenes Orquestas (FIJO) estuvo protagonizada por la Orquesta de Jóvenes de Amersfoort (Holanda), la Orquesta de Cámara Vasiliev Ostrov de San Petersburgo (Rusia), la Orquesta  Giovanile dell Svizzera Italiana y la Orquesta de Jóvenes de la Provincia de Alicante-, las mismas que durante los cuatro días anteriores habían ofrecido sus conciertos individuales en este mismo escenario y también en el  Auditorio de Teulada-Moraira y el ADDA de Alicante, las tres sedes del festival.
En el concierto de clausura intervino en primer lugar la anfitriona, la Orquesta de Jóvenes de la Provincia de Alicante, que comenzó ofreciendo la pieza obligatoria del concurso de Viena del que salieron ganadores, la Obertura Coriolano de Ludwig van Beethoven, para a continuación, y en compañía de la jovencísima intérprete búlgara Victoria Vassilenko , al piano, interpretar los tres movimientos del Concierto para Piano y Orquesta en La menor de Edvard Grieg, dirigidos por su titular, Francisco Maestre.
A los miembros de la orquesta alicantina se sumaron después componentes del resto de orquestas participantes en el festival, la Orquesta de Jóvenes de Amersfoort (Holanda),  la Orquesta de Cámara Vasiliev Ostrov de San Petersburgo (Rusia) y la Orquesta Giovanile dell Svizzera Italiana -compuesta por músicos tanto de Italia como de Suiza-, que fueron ofreciendo conciertos en solitario durante los días anteriores. La pieza más esperada de esta actuación conjunta fue la obra “Libertadores”, del autor alicantino Óscar Navarro, que contó con un solo realizado por el intérprete torrevejense de tuba Samuel Hernández.
El público, muy numeroso en este concierto, premió las impecables interpretaciones obligando a la orquesta a ofrecer dos propinas que emocionaron aún más al respetable, el “Danzón No 2” de Márquez y “El Mambo” de Bernstein, dos  obras que sirvieron de colofón a este gran festival que ha mostrado a grandes músicos del presente y sobre todo del futuro.

DOS MÚSICOS DE TORREVIEJA EN FIJO, COMO PARTE DE LA ORQUESTA PROVINCIAL

Samuel Hernández Imbernón

Comenzó en el mundo de la música cuando tenía 8 años en la Unión Musical Torrevejense de la mano de su director, Jaime Belda, banda de la que es miembro titular desde el año 2015. Samuel sigue los pasos de su padre y su tío, clarinete y trompeta, destacados componentes de la UMT, y también de su hermano que toca el bombardino. Él elijó la tuba y con 13 años ha finalizado sus estudios de 1o Curso de Enseñanzas Profesionales en el Conservatorio Profesional Francisco Casanovas de Torrevieja con la calificación de “Sobresaliente” de la mano de su profesor Jose Luis Rico Valero. Recibe clases con los profesores Vicente López (Conservatorio Superior de Música de Murcia), Sergio Finca (Profesor de Tuba y Tuba Solista de Spanish Brass Luur Metals), Jose Manuel López Sanchez (Profesor de Tuba y Tuba Solista de la Orquesta Ciudad de Elche) y Daniel Llosá Peñarrocha (Profesor de Tuba de los Conservatorios Profesionales de Liria y Silla. En 2016 fue seleccionado por la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana, como Tuba, para formar parte de la Joven Banda Juvenil formada por 150 niños de toda la Comunitat Valenciana. Todo ello le hace recorrer cada mes miles de kilómetros.
En 2015 ingresó a través de prueba de acceso a la Orquesta de Aspirantes de la Jóvenes de la Provincia de Alicante con músicos de hasta 14 años, ocupando la plaza de Tuba Solista, a cuyo frente se encuentra su titular Juan Miguel Antón García y a pesar de su corta edad, con 12 años, en 2016 pasó a ocupar la  misma plaza en la Orquesta de Jóvenes de la Provincia de Alicante donde es su componente más joven, con la dirección de Francisco Maestre.  Samuel ha podido participar del reciente primer premio del Festival Summa Cum Laude de Viena que califica como de “una gran experiencia” y asegura que en la orquesta “he sido muy bien acogido, como si fuera mayor”.
La carrera de Samuel Hernández es imparable, toca diariamente dos horas y prueba de ello son los primeros premios que ha logrado en los tres últimos años en el Concurso Nacional de Tuba de la Vila Joiosa, obteniendo en dos de ellos el premio a la máxima puntuación. También este año se ha hecho con el primer premio en viento – metal del Concurso de Jóvenes Intérpretes de Sagunto (Valencia) y el mismo galardón en el concurso celebrado en Benisanó (Valencia). Compagina su carrera musical con sus estudios de 2o de la ESO en el IES Mare Nostrum.

Jéssica González Fernández

Natural de Torrevieja, tiene 14 años y se inició en el mundo de la música  en el año 2010 en el seno de la Sociedad Musical Ciudad de Torrevieja – Los Salerosos, en su escuel y en la banda a la que pertenece en la actualidad. Un año más tarde accedió al Conservatorio Profesional Francisco Casanovas de Torrevieja para estudiar piano, pero en 2014 añadió el instrumento que le ha llevado a pertenecer a la orquesta provincial, la trompa, iniciando el tercer curso de enseñanzas elementales. En la actualidad está cursando 3o curso de grado medio tanto de piano como de trompa. Algo que centra toda su ilusión junto con sus estudios escolares de 3o curso de la ESO en el IES Torrevigía.
En el año 2016 Jéssica comenzó a formar parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Torrevieja y en abril de este mismo año fue requerida para hacer la prueba de acceso para formar parte de la Orquesta Sinfónica de Jóvenes de la Provincia de Alicante (OJPA), algo que consiguió con gran satisfacción. Con la orquesta ha viajado a Holanda y formó parte de la brillante plantilla que consiguió el citado triunfo en Viena en el Festival Summa Cum Laude. Precisamente este viaje por tierras austriacas ha supuesto para Jéssica González una de sus experiencias más bonitas pues señala que “a pesar de estar tan poco tiempo en la orquesta me he sentido como si fuéramos una familia”. Incluso reconoce que ha ido conociendo mucho más lo que significa el mundo de la música “con esas concentraciones, expresiones y alegrías que nunca había sentido antes”. Para ella  está mereciendo la pena “porque meterte en el mundo de la música es muy sacrificado pero a la vez ofrece mucha felicidad gracias a tener un director como Francisco Maestre, con el que he sabido lo que es sentirte dentro de una orquesta y estoy aprendiendo mucho”.