La sala municipal Vista Alegre se ha llenado de estampas de los juegos infantiles tradicionales que fueron comunes entre los niños de los años 40 a 70 del pasado siglo. El pintor murciano Buendía Martínez ha comenzado a exponer 31 cuadros en diferentes tamaños y técnicas que recogen muchos de aquellos juegos como saltar la goma, “churro media manga”, el patinete o el aro y otros que fueron individuales o colectivos y que generalmente se ponían en práctica en calles y plazas.  La muestra que puede ser contemplada hasta el 16 de septiembre, fue inaugurada hace unos días con la presencia del concejal de Cultura, Domingo Pérez, y de la coordinadora del Departamento Municipal de Exposiciones, Carolina Martínez, quien comentó que se trata de una exposición que “retrotrae al espectador al paraíso perdido” y dijo que la pintura de Buendía Martínez, que “tiene un cierto sabor pop sobre fondos abstractos”. Por su parte el edil de Cultura elogió la colección pictórica que se expone y también el trabajo de la coordinadora “que responde a la filosofía de conseguir una variedad en las exposiciones de la sala Vista Alegre”.
El autor, académico correspondiente de la Real Academia Alfonso X “El Sabio”, se mostró satisfecho del resultado de su trabajo.  Buendía Martínez lleva exponiendo su obra en galerías y museos de España y otros países desde 1987 y ha participado en cursos con grandes figuras de la pintura como Antonio López, Cristóbal Gabarrón, Rafael Canogar, Pedro Cano y otros.

>> VISTA ALEGRE: ¿Cómo te surgió la idea de recordar todos estos juegos infantiles que prácticamente han desaparecido?
>> BUENDÍA MARTÍNEZ: Es curioso. Generalmente surge la idea y pinto la serie de cuadros y luego pienso en un título. Sin embargo aquí ha sido todo lo contrario, el título me llegó antes. Estaba en un parque y veía a los niños como jugaban. Mientras, sus madres se quejaban de que los niños eran traviesos y yo pensé que los niños hacen estas cosas precisamente porque son niños. Estoy seguro de que cuando tengan cuarenta años no harán estas trastadas. Luego me pareció bastante atrayente recrear la idea y criticar que ahora los niños solo están con la tablet, con los móviles, la videoconsola y no han sabido entretenerse con los juegos de siempre, aquellos que eran de equipo y muy imaginativos.

>> V.A..: ¿Has estado mucho tiempo desarrollando la idea?
>> B.M.: Han sido dos años de investigaciones, recopilación de fotografías y hasta de recuerdos a través de canciones  como la del “cocherito leré” y otras.

>> V.A.: ¿Por qué el título en francés?
>> B.M.: Pues es que una de las madres que estaban con sus hijos y que yo observaba era francesa y me llamó la atención su manera de hablar. Además (dice entre risas) parece que en francés el niño no suena tan malo.

>> V.A.: El público ha destacado la mezcla de técnicas empleadas en los cuadros y la gran variedad de color.
>> B.M.: La mayoría de los cuadres están en papel, pero también hay algunos lienzos. He utilizado la técnica acrílica, acuarelas, tintas y todo eso combinado con ácido y disolvente con lo que se provocan las aguadas, se come algunas partes del color. Todo eso es para buscar un poco el movimiento que haga que parezca que los juegos están vivos.

>> V.A.: Exponer en Torrevieja era una asignatura pendiente ¿no?
>> B.M.: Yo tengo algo especial con esta ciudad. De niño ya veraneaba aquí pero la vida me llevó a vivir a diferentes sitios de España y finalmente mis suegros se compraron hace más de veinte años una casa en Torrevieja donde pasan largas temporadas con lo cual he regresado aquí, a esta tierra en la que estoy como en mi casa. Además cuando conocí la sala Vista Alegre me pareció bastante interesante y  he estado esperando tener un trabajo que me hiciera sentir orgulloso para poder exponer en ella.

>> V.A.: ¿Cuantos recuerdos te han llegado plasmando estos juegos?
>> B.M.: Muchos porque la mayoría los he jugado yo. Pero también hay juegos de los años 40, 50, 60 y 70. Por ejemplo esta el niño típico de los años 40, de aquellos que podían permitirse tener un patinete que va con su traje de marinero. Pero también está el niño que con una caja de cartón se hace una especie de carretón y se mete dentro. Son juegos imaginativos que a todos nos traen recuerdos.

>> V.A.: Pones en práctica muchas disciplinas artísticas como la cerámica, la cartelería y otros, ¿cómo te defines?
>> B.M.: Me gusta definirme como pintor. Sobre lo demás todavía no he realizado ninguna exposición porque realmente todavía no me encuentro maduro. Me gusta hacer otras cosas para desengancharme un poco de la pintura como ilustraciones, cerámica, grabados…

>> V.A.: ¿Qué sensación te gustaría que se llevase el espectador de esta exposición?
>> B.M.: Quiero que salga con una sonrisa. Que le haya evocado recuerdos agradables de su infancia, de haberlos vivido con sus amigos. Algo que te lleva a la memoria de tu niñez y te deja un buen sabor de boca.