El Centro Cultural Virgen del Carmen se llenó de piratas, sirenas y valientes heroínas con la puesta en escena del musical ‘La Isla del Tiempo’ que los alumnos de la escuela de verano SD SUMMER II de la Escuela de Danza Soul Dance Estudio prepararon en tiempo récord durante los meses de julio y agosto.
En ‘La Isla del Tiempo’ nos encontramos con piratas que danzan clásico y tocan las castañuelas, que cuando la tensión aumenta, taconean y bailan flamenco y corsarios zombis que regresan del inframundo al más puro estilo ‘Piratas del Caribe’. En ‘La Isla del Tiempo’ hay aventuras, amistad, risas, sacrificios y, como en toda historia épica, amor.
Presentado por la última Reina de la Sal, Marta Andréu, la obra, escrita y dirigida por Oscar Torregrosa Soler, reunió en el escenario a más de de 20 alumnos de edades comprendidas entre los 7 y 15 años. Los decorados fueron realizados por los propios alumnos y sus mamás se encargaron de confeccionar todo el maravilloso vestuario que nos transportó a un mundo lejano.
Porque ‘La Isla del Tiempo’ es un universo de civilizaciones perdidas, chamanes, barcos piratas, arenas mágicas y conjuros que controlan el tiempo. Un universo donde tres jóvenes pertenecientes a una tribu se ven embarcadas en una aventura llena de confusión, peligros, sentimientos y, sobre todo, diversión.
El peso de la historia lo llevan 9 personajes principales interpretados por Rocío García Puga (Umi), María Rabasco García (Litza), Aylén Egea Atencio (Xareni), Víctor Alcañiz Martínez (Edward), Oscar Torregrosa Soler (Bill/John), Claudia e Irati Encinas Guardiola (Nayami y Dayami) y Gonzalo Gómez Sánchez (Kioni).
El guión, coreografías y canciones estuvieron a cargo del director de la escuela, Oscar Torregrosa Soler, con la colaboración desinteresada de las profesoras Isabel Huertas Ferrer en coreografía y Marta Andreu Ballester en canto. La creación de escenas y trabajo de personajes fue responsabilidad de la profesora Aylén Egea Atencio. Cabe destacar el trabajo de Desiré García Serfaty y Rubén Torregrosa Soler, encargados de todos los detalles técnicos, sonido e iluminación, como regidores del espectáculo, quienes dieron el toque final junto a la empresa ORECAM.
Debido al éxito de la representación, Soul Dance Estudio se plantea una posible repetición antes de que acabe el año y su representación en otras localidades.